Nada es imposible para Dios

“Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios”. Con frecuencia se escuchan estas expresiones de quienes proclaman su fe en el Creador, pero ¿hasta qué punto estamos realmente conscientes de lo que implica esta oración: Nada es imposible para Dios?

Fe humana

Hay un texto bíblico que dice de la siguiente manera: “…al que cree, todo le es posible”, así que es muy común observar personas que exceden sus propios límites y se extienden hasta niveles donde se pensaba que no era posible llegar, porque en efecto tuvieron fe.

Ahora bien, esa fe no necesariamente estaba depositada en Dios, antes fue cimentada sobre la base de las propias expectativas y lo profundo o apremiante de las necesidades que les rodeaba, de modo que, se convirtieron a sí mismos y sin buscarlo, en personas excepcionales, dignas de admirar, y por qué no decirlo, también de imitar.

Cualquier persona que en su mente deja de verse como un ser derrotado o inútil, puede llegar muy alto y muy lejos. El potencial humano es ilimitado cuando las barreras mentales desaparecen.

Cabe entonces preguntarse, ¿qué tanto sirve creer en Dios siendo que el ser humano contiene en sí mismo toda la capacidad de lograr lo que se proponga y más?

Fe en lo divino

¿En qué momento de nuestra vida puede o debe intervenir Dios? Si humanamente tenemos tantas capacidades para hacer o deshacer lo que sea, ¿cuándo entra Dios en acción en nuestras vidas? ¿Bajo qué circunstancias él obtiene el protagonismo? ¿Cuándo dejamos de creer solo en nosotros y nada más que en nosotros para creer en lo divino? ¿Estamos dispuestos a creerle a Dios?

Hablar de límites frente a una persona que ha construido su vida de éxitos a base de esfuerzos y sacrificios constantes, resulta casi un insulto, sin embargo, los límites existen; y ya sea tanto porque en algunos casos es mejor y más saludable no cruzarlos, como porque la evidencia inequívoca de que Dios existe cobra sentido al otro lado de esos límites.

¿Quieres conocer a Dios de cerca? ¿Sabes en qué momento puedes verlo actuar? La respuesta a esta y otras interrogantes, la encontrarás en el siguiente artículo que escribí para Predicas Bíblicas.

Espero que sea de edificación en tu vida, y si tienes alguna inquietud que comentar al respecto será un gusto poder explorar juntos lo que Dios tiene para nosotros.

Bendiciones…

Debate: ¿Qué se necesita para ser científico? ¿Fe o ciencia?

Es común debatir acerca de la factibilidad o no de la ciencia como único ente regulador de nuestras creencias y doctrinas personales. Se dice que un científico parte de un pensamiento empírico y un racionamiento lógico que le permite dar fe de cierto asunto o propiedad porque dispone de las pruebas que lo respaldan.

Sin embargo, probar que algo en efecto existe no valida a la ciencia como autoridad en dicha materia de manera absoluta, toda vez que la ciencia es usada como una simple herramienta para probar algo que antes no era visible a simple vista o se desconocía de su existencia.

Luego, la ciencia no crea, tan solo visibiliza y descompone en partes comprensibles un conjunto sólido del que previamente se conocía muy poco o nada. Solo porque el viento no pueda verse no significa que no exista. De la misma manera sucede con nuestra fe. El que aquello en lo que creemos no pueda ser visible no implica obligatoriamente que no exista, es solo que aún no se ha descubierto la forma de mirarlo.

Los inventos que han revolucionado la historia de la humanidad nacieron en la mente de personas que fueron capaces de creer y tener fe en algo que no era visible todavía. Fueron llamados locos, revolucionarios y rebeldes, y esa premisa es la que me llevó a reflexionar a través de la biblia sobre la estrecha relación entre la fe y la ciencia. En el siguiente enlace podrán leer la predica completa.

Les invito a leerla, meditarla y compartirla. Dios les bendiga.